Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

¿CÓMO TRATAR EL ACNÉ?

En la adolescencia, en la mayoría de los casos, los ajustes hormonales también se manifiestan en la piel dando lugar a un exceso de grasa o sebo que obstruye los poros. Por este motivo y para evitar la aparición de granos, espinillas y puntos negros, es recomendable la limpieza diaria de la piel. Así mismo resulta fundamental hidratarla y protegerla para conseguir mantenerla en ese equilibrio perfecto capaz de regular un exceso de grasa

 

Cuanto más enérgica sea la higiene más intensa deberá ser la hidratación que habrá que aportar para compensar la pérdida de grasa natural. Debemos regular el exceso de grasa sin perder el film hidrolípidico natural que envuelve la piel. En caso contrario, se produciría un resecamiento excesivo que podría dar lugar a un envejecimiento prematuro de la piel como reacción secundaria a un tratamiento demasiado agresivo.

Se trata de advertir un poco sobre este punto para no llegar a cometer el frecuente error de matar hormigas a cañonazos. Además una limpieza demasiado agresiva puede generar un efecto rebote provocando a la glándula sebácea a fabricar más grasa.

Ante un brote de acné, debemos recurrir al dermatólogo para que prescriba el tratamiento conveniente dependiendo de la virulencia del caso. Existen tratamientos por vía tópica y por vía oral, pero para observar su eficacia es necesario seguir todas las pautas prescritas por el facultativo.


¿Qué es el acné?
El acné es una alteración de las glándulas sebáceas que se manifiesta principalmente en la frente, nariz, mejillas, pecho y espalda. Cuando los comedones o espinillas hacen su aparición, lo último que se debe hacer es tocarlos ya que rápidamente se inflaman y pueden dejar marcas de por vida.

El detonante es la alteración hormonal originada durante la pubertad. Aunque también existe una predisposición genética a padecer seborrea o una secreción abundante de grasa a través de los poros. Otros factores negativos son el estrés y el consumo excesivo de alcohol y tabaco también pueden precipitar el aluvión de granos de tipo acnéico.

La buena noticia es que no es necesario restringir la alimentación ni el consumo de chocolate, ya que la dieta no afecta tanto como se piensa al acné.

La conexión emocional
Según un estudio publicado en el British Journal of Dermatology de Noviembre del 98, el acné puede provocar problemas emocionales tan preocupantes como la depresión o las ideas suicidas.

La autora del estudio, una psiquiatra que analiza los efectos psicológicos de este problema, anima a los padres de adolescentes con acné a buscar tratamiento médico. “Hemos llegado a la conclusión de que el impacto estético del acné, incluso cuando es leve, puede causar una importante carga emocional en algunos jóvenes” señala Madhulika A. Gupta, profesora de la Universidad de Ontario en Canada.

Sin duda, el acné es una fuente de complejos y ansiedad para los adolescentes. De ahí la importancia de buscar un tratamiento adecuado cuanto antes.


Medidas de seguridad
Como complemento al tratamiento médico, existen una serie de cuidados que se deberían poner en práctica si se quiere eliminar el acné.

  • Limpieza facial con extracción una vez por semana. Siempre es mejor que un profesional realice el vaciado de espinillas y puntos negros. Si se quiere realizar en casa, habrá que empezar por limpiar la cara con leche y tónico.

    El paso siguiente es ablandar la piel con el vapor de una ducha caliente. Después frente al espejo y con buena luz, envolver los dedos en dos pañuelos de papel y presionar alrededor del grano hasta que salgan todas las impurezas. Finalmente desinfectar con una pomada bactericida que contenga peróxido de benzoilo.

     

  • Exfoliación de suave a intensa controlada por una esteticista o dermatólogo. En el acné leve bastará con practicar una exfoliación cosmética siempre y cuando no haya granos infectados. Cuando el acné ha dejado marcas, una exfoliación ácida o mecánica de mayor profundidad puede mitigar bastante el aspecto de las lesiones provocadas por hurgar en los granos infectados.

     

  • Restringir el uso de cosméticos y seleccionarlos con cuidado. En ocasiones ellos también pueden ser la causa del acné. Sin embargo existen productos específicos que combinan propiedades calmantes y bactericidas: tónicos, barritas o mascarillas purificantes. Son un tratamiento extra que aplicado sobre la piel perfectamente limpia y desinfectada pueden contribuir a la desaparición del acné.

  •  

    VER MÁS SOBRE CREMAS ANTIACNÉ >>

     
    Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

    Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar