Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

TODO LO QUE DEBES HACER Y EVITAR DURANTE EL BRONCEADO

En plena época de vacaciones, el sueño de conseguir un bello bronceado se convierte en la obsesión de muchas personas. El tono dorado luce espectacular con los trajes de baño y con los escotes, auténticos protagonistas de la temporada estival.

 

 

Sin embargo, conviene reiterar una serie de recomendaciones básicas que se deben tener en cuenta a la hora de tomar el sol, porque la precaución es fundamental para evitar problemas más serios.

 

¿Qué se debe hacer?   ¿Qué no se debe hacer?
     
Usar siempre un factor de protección adecuado para cada tipo de piel y época del año. Las pieles sensibles deben usar protectores específicos para evitar alergias.   Debe evitar usar perfume cuando se expone al sol.
     
Las exposiciones deben ser siempre graduales y progresivas.   No conviene exponerse al sol entre las 13.00 y las 16.00 horas, cuando el sol está en su máxima intensidad, pues son las horas más peligrosas.
     
Protegerse con un factor de protección total si se tiene problemas de manchas.   Si hay un problema de sobreexposición, no conviene usar cremas demasiado grasas, y está totalmente desaconsejado el uso de cremas con ácidos o exfoliantes.
     
Si hace mucho deporte o le gusta entrar y salir del agua, recurra a productos waterproof o resistentes al agua.   Durante la exposición solar, evite beber alcohol y las comidas pesadas, y no olvide beber agua en abundancia. Procure no quedarse nunca dormido mientras toma el sol, pues el descuido puede perjudicar a su piel.
     
Cada hora, reaplique el protector solar, dado que este se degrada a causa de la exposición solar, el roce con la toalla, el sudor y las zambullidas.   No se confíe en los días nublados o cuando se encuentre bajo una sombrilla: el sol sigue estando ahí y aun así es posible quemarse.
     
Las pieles sensibles deben usar protectores solares específicos para su tipo de piel, y así prevenir riesgos de alergia.  

   
En las zonas fotosensibles, tales como contorno de los ojos, el escote, el pecho, los hombros o el empeine de los pies, se debe usar un factor de protección más alto.  
   
Aplique los productos de protección siempre al menos media hora antes de exponerse al sol, y en una capa muy generosa para asegurarse la protección adecuada.  
   
Convierta el uso de productos after sun en una sana costumbre tras cada exposición solar.  
   
 

VER MÁS SOBRE BRONCEADORES Y AUTOBRONCEANTES >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar