Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

LE DOY COLOR A MI PELO?

Si quieres cambiar de imagen puedes optar por empezar por tu pelo dándole otro toque de color. ¿Que lo que te pasa es que padeces por la salud de tu pelo? Pues, tranquila, que no tienes por qué sacrificarla. ¿Desde cuándo belleza no puede ser salud?

 

El color alegra, viste, cubre las canas... y encima ofrece todo un abanico de posibilidades: baño de color, mechas, reflejos... Elige la mejor opción según tu perfil.
En general, se dice que el color da vida a todo lo que se le ponga por delante: tu hogar, tu ropa, tu coche... ¿Por qué no a tu cabello? Aunque a simple vista tú no lo percibas, lo cierto es que el color puede renovarte de cara a los demás que, inconscientemente, verán en ti más vitalidad y brillo.
Pero, ¿nos favorecen a todas los colores por igual? Evidentemente que no. El truco está en saber seleccionar el color que más nos conviene según el matiz de nuestra tez y el color de nuestros ojos.

El color que más nos conviene

Si eres una "rostro pálido", por ejemplo, y tu piel es más bien blanca, te recomendamos un color que no contraste demasiado con tu cara. Por ejemplo un negro absoluto te haría parecer aún más pálida y, en general, se considera que tiende a acrecentar las dimensiones de tu rostro o incluso a masculinizar tus facciones. Por este motivo, es preciso buscar colores más sutiles que favorezcan a tu piel sin demacrarte. Por ejemplo castaño, rubio oscuro, caoba, marrón... Si además tus ojos son oscuros, sin duda resaltarán y no harán nada aburrido el "conjunto".

¿Y las pieles morenas? Si ese es tu caso te recomendamos que intentes dar un toque de distinción a tu pelo añadiéndole luminosidad, la que ofrecen colores rojizos o tonos llamados "violín" (más o menos violetas). Unas mechas de este tipo le darán vida a tu cabello sin hacer que pierda naturalidad. Lo que debes evitar en todo caso son los colores marrones, que no ofrecen contraste alguno. Cierto que los ojos claros destacan en una piel morena pero, sin querer, puedes hacerles perder protagonismo si tu color en el cabello no los hace destacar. Si, por el contrario, tus ojos son claros y tu piel morena, tienes mucho ganado. Pero, eso sí, no olvides a tu pelo. Te lo agradecerá.

¿Una idea moderna?

Aunque no lo creas, la idea de colorar el cabello no es actual. De hecho se remonta hasta la misma civilización egipcia, que aprovechaba los colores de la naturaleza para dar vida y embellecer su rostro. ¿Su preferido? El rojo y cobrizo.
Desde entonces, pese a que han pasado muchísimos años y que cada siglo ha tenido "su color" (por ejemplo en el Renacimiento las mujeres italianas remojaban su cabello en ceniza y luego lo exponían al sol para aclararlo; en el XVIII la opción era el blanco que conseguían espolvoreando rostro y pelo...) cada vez más se aprecia más la luminosidad que una coloración aporta. Siempre y cuando el pelo no acabe adoptando esa tonalidad "estropajo" de quien no enriquece su cabello, lo tiñe constantemente, lo somete a cepillados forzados y lo maltrata secador arriba y secador abajo.

Para que tu cabello no sufra

Debes saber que:
• Es recomendable asistir siempre a la misma peluquería para ponernos siempre en manos del mismo profesional, que, en general, guardará tu ficha o ya conocerá los cuidados que tu pelo requiere.

Evita teñirte el pelo cada mes. El encanto de los reflejos se aprecia en su naturalidad. Si cada vez que asoma la raíz vuelves a teñir sin darle tiempo, acabarás con todo el pelo teñido y se habrán perdido los matices que le daban vida.

Lo ideal: hacer reflejos o mechas cada 3 o 4 meses. Así seguro que no dañas tu cabello. Si en tu caso el problema son las canas, el tinte puede aplicarse (en el caso de que sea necesario cubrir toda la cabellera) cada mes.

• El mejor consejo en todos los casos es uno: sutileza. El descaro está bien en casos muy determinados, pero la verdad es que en general si eres muy morena y te haces reflejos muy rubios, el contraste puede verse tan postizo que perdería todo encanto e incluso podría resultar algo vulgar.

 

VER MÁS SOBRE CABELLO >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar